Best of 2016 Travels / Lo Mejor de Viajes en 2016

Best of Travel 2015 / Lo Mejor de Viajes en 2015

*

As I sit here, looking out of my second-story window in Santa Marta, Colombia, I think about how it’s already March and it’s a bit late to be recapping the last year of My Nomadic Life in Brazil. But if you’ve followed my blog longer than a month, you know this is normal behaviour and you’ll forgive me!

2016 was an incredible year that I’m still trying to process. So here’s a quick look back at all the amazing places I was lucky enough to see the past year, and some motivation for an even better 2017!

*

Estoy sentada mirando por mi ventana en un segundo piso en Santa Marta, Colombia, pensando que ya es marzo y es un poco tarde para estar recapitulando el último año de Mi Vida Nómada en Brasil. Pero si has seguido mi blog más de un mes, sabrás que este comportamiento es normal y me perdonarás!

El 2016 fue un año extraordinario que todavía estoy tratando de procesar. Así que aquí va una mirada rápida a todos los lugares tuve la suerte de visitar el último año, y un poco de motivación para un 2017 aún mejor!

 

I started the year off in Belém, in Brazil’s northern coast, where the Amazon and the Atlantic meet…

 

 

 

 

Empecé el año en Belém, en la costa norte del Brasil, donde el Amazonas y el Atlántico se encuentran…

 

 

 

Then I visited São Luís, the historic capital of Maranhão…

 

 

 

 

Después visité São Luís, la capital histórica del Maranhão…

 

 

 

 

And the Lençóis Maranhenses, which were spectacular even though they were dry.

 

 

 

 

Y a los Lençóis Maranhenses, que fueron espectaculares a pesar de estar secos.

 

 

 

 

I enjoyed the coloured sands and deep ocean of Ceará…

 

 

 

 

Disfruté de las arenas coloridas y el agua azul del Ceará…

 

 

 

 

I travelled further south to Recife, the colourful capital city of Pernambuco…

 

 

 

 

Viajé más hacia el sur a Recife, la colorida capital del Pernambuco…

 

 

 

 

…before going back north to Rio Grande do Norte, one of my favourite states in Brazil, where I stayed a few months.

 

 

 

 

…antes de subir a Rio Grande do Norte, uno de mis estados favoritos en Brasil, donde me quedé varios meses.

 

 

 

Ipanema, Rio de Janeiro, Brasil

 

 

I flew down to Rio de Janeiro in June, a city I hadn’t been to since New Year’s 1997-98!

 

 

Parque Lage, Rio de Janeiro, Brasil

 

Volé a Rio de Janeiro en junio, una ciudad que no visitaba desde año nuevo 1997-98!

 

 

 

 

Wynwood Walls, Miami, Florida, USA

 

I left Brazil in July and travelled to Florida in the USA.

 

 

 

Pass-a-Grille, St Petersburg, Florida, USA

 

 

Salí de Brasil en julio y viajé a la Florida en los EEUU.

 

 

Ilha de Boipeba, Bahia, Brasil

 

Back in Brazil, I flew back north to finally see the lovely Bahia, a place that stole my heart.

 

 

 

Salvador, Bahia, Brasil

 

De regreso en Brasil, volé al norte otra vez para finalmente ver la hermosa Bahía, un lugar que se robó mi corazón.

 

 

São Paulo, SP, Brasil

 

After a few months of beaches and sunshine, I faced the enormous and wonderful city of São Paulo.

 

 

 

São Paulo, SP, Brasil

 

Después de varios meses de playas y sol, me enfrenté a la enorme y espectacular ciudad de São Paulo.

 

 

Medellín, Colombia

 

I went home for the holidays and spent some time in Medellín and Santa Marta…

 

 

Bahía Concha, Santa Marta, Colombia

 

Volví a casa para las vacaciones y pasé tiempo en Medellín y Santa Marta…

 

 

 

Araminda, Canelones, Uruguay

 

…before going to Uruguay for the end of year!

 

 

 

Montevideo, Uruguay

 

…antes de irme para Uruguay a terminar el año!

 

 

 

 

2016 was a fantastic year and 2017 is already promising exciting new places for me to visit! To see the complete photo galleries, click on the captions or visit my 2015-17 Travel page.
Follow me on Facebook, Instagram, and Twitter @LauraRepoOrtega

El 2016 fue un año fantástico y el 2017 ya promete luagres nuevos muy emocionantes para conocer! Para ver las galerías completas, haz clíck en los pie de foto o visita my página de Viajes 2015-17.
Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter @LauraRepoOrtega

*

For more on my journey through Brazil, read about My Nomadic Life.
Para saber más de mi viaje por Brasil, lee sobre Mi Vida Nómada.

Carnaval de Barranquilla 2017

Carnaval in Barranquilla is over-saturated in the most beautiful way, as it’s made up of hot sunshine, a cloudless blue dome above, loud costumes, pounding music, and a fascinating array of characters stemming from folkloric stories, traditional dances, popular culture, and the complex history of the region.

I was only there for one day this year–February 26th, the Sunday after the Battle of the Flowers and the crowning of the Carnaval Queens–which hosts dance schools of all ages as they make their way down Vía 40. It’s more laid-back, with the partiers resting from Saturday’s events and preparing for the end of Carnaval on Tuesday.

This kaleidoscopic and melodic day was all about big laughs, and impossibly hot and stuffy costumes, but there were a few characters that stood out among the crowds; but when looking back through my photos (all shot with my Motorola Moto G4), they faded into their explosive backgrounds. So I decided to try selective colouring for the first time to make the faces that stuck out to me that day pop in their hectic surroundings.

El carnaval de Barranquilla es sobresaturado en la manera más hermosa posible, ya que está hecho de un sol picante, un domo azul sin una sola nube, disfraces escandalosos, música a todo taco, y una fascinante selección de personajes que vienen de las historias folklóricas, los bailes tradicionales, la cultura popular, y la compleja historia de la región.

Sólo estuve un día este año–el 26 de febrero, el domingo después de la Batalla de las Flores y los coronamientos de las Reinas del Carnaval. Escuelas de danza de todas las edades desfilaron por la Vía 40 y el día fue relativamente tranquilo, ya que los fiesteros estaban descansando de los eventos del sábado y preparándose para el fin del carnaval el martes.

Este día de kaleidoscópios y melodías estuvo lleno de carcajadas, y de disfraces imposiblemente calurosos y peloudos, pero hubo algunos personajes que sobresalieron entre la gente; cuando volví a mirar mis fotos (todas tomadas con mi celular Motorola Moto G4), ví que se desaparecían en sus fondos explosivos. Entonces decidí intentar por primera vez la técnica de coloración selectiva, para que los rostros que ese día se destacaron, también se hagan notar aún con fondos tan frenéticos.

Travel / Viajes – 2015-20172011-2014

 

Guatapé, Antioquia

The last time I visited Guatapé was in July 2015, but these photographs somehow got lost only to be found nearly a year and a half later. I’ve been visiting this beautiful place since I was a child and still can’t get enough of the view!

*

La última vez que fui a Guatapé fue en julio de 2015 y estas fotos se perdieron de alguna manera, para ser encontradas casi un año y medio después. He estado visitando este lugar desde chiquita y todavía no me canso de la vista!

Guatapé is a small town in Antioquia just 80 km east of Medellín; it’s known for the 220 metre tall monolith that stands next to one of Colombia’s largest dams. But there’s more to the region than climbing the rock and the stunning views from the top of it that many visitors might not know about. In the 1970s, Guatapé and the neighbouring town of Peñol were partially flooded to build the dam, forcing many of its inhabitants to relocate; there was also a long dispute over the ownership of the monolith, which left it branded with a huge ‘GI’ painted in white on its side–the beginnings of ‘GUATAPE’.

*

Guatapé es un pequeño municipio en el departamento de Antioquia ubicado a unos 80 km al oriente de Medellín. Es conocido principalmente por el imponente monolito de 220 metros y una de las represas más grandes de Colombia. Pero hay detalles de la historia de la región que muchos visitantes puedan no conocer. En los 1970s, Guatapé y su pueblo vecino de El Peñol fueron parcialmente inundados para construir el embalse, obligando a muchos de sus habitantes a dejar sus hogares; también hubo una larga disputa sobre la propiedad de la piedra, dejándola marcada con un enorme ‘GI’ en blanco en su costado, los comienzos de ‘GUATAPE’.

The towns were rebuilt and are seeing more tourism than ever before, especially Guatapé because, by a previous mayor’s own decree, every house must have traditional colourful tiles, making the town a picturesque location to enjoy water sports and other cultural activities.

*

Los pueblos fueron reconstruidos y están viendo más turismo que antes, especialmente Guatapé ya que, por decreto de un ex-alcalde, todas las casas deben tener zócalos coloridos, convirtiendo el pueblo en una locación encantadora para disfrutar los deportes de agua y otras actividades culturales.

Travel / Viajes – 20152011-2014

Mi Vida Nómada: Vida en Movimiento

life-in-motion-10-ba-2

Llegando a Salvador de Bahía, Brasil

—Encontré un pasaje barato y salgo esta noche para Barcelona —me dice mi amigo de Israel una mañana en Salvador de Bahía, Brasil, mientras sacaba de su mochila todo lo que no iba a necesitar en Europa pero que fue esencial para su último año en Sur América.

Existen personas así que pueden ir de un continente a otro con sólo unas pocas horas de anticipación, pero yo no soy una de ellas. A veces pienso que me gustaría ser así, pero la verdad es que me gusta programar mis viajes, y aunque evito investigar mucho de mi destino, porque me gusta sorprenderme y descubrirlo a mí manera, rehuso llegar a un lugar que no conozco a dar vueltas buscando dónde dormir.

life-in-motion-5-rgn-2

Galinhos, Rio Grande do Norte, Brasil

Antes de llegar a Manaus en octubre del 2015, ya tenía una idea clara de mi ruta y horario. Y sí, a veces he querido cambiar de planes, perderme un vuelo o irme sin dar aviso, pero me he desviado muy poco del viaje que tracé en mi mente y en mapas después de mi primera visita al Amazonas en el 2012.

Para viajar lento y barato, y conocer la cultura y aprender el portugués de Brasil, siempre  escojo el pasaje más barato aunque lo tenga que comprar con dos meses de anticipación, y el descuento en alojamiento aunque tenga que comprometerme a quedarme a “largo plazo” (de diez días hasta un mes). Hasta ahora, me siento segura que mi ruta me ha llevado justo adonde necesito llegar.

life-in-motion-6-rj-2

Copacabana, Rio de Janeiro, Brasil

Lo que pasa también es que igual no me gusta acomodarme mucho porque cuando estoy cómoda se me olvida que una de las cosas que más me gusta de este viaje y mi vida nómada en Brasil es el movimiento en sí. Además he aprendido que la incomodidad produce creatividad, curiosidad, y productividad, mientras la comodidad se convierte en complacencia y la consolidación de rutinas repetitivas.

Después de vivir en seis países diferentes en cuatro continentes, no sólo me he acostumbrado a desacomodarme sino que me gusta. Es más, me encanta. No hay nada como llegar a un lugar nuevo, desempacar, empezar de cero, y volverme a ir, volverlo a hacer. Es casi como si me gustara la comodidad, pero no tanto; casi como si me gustara la estabilidad, pero no en serio; casi como si me quisiera quedar quieta, pero no lo suficiente para hacerlo.

life-in-motion-7-pa-2

Río Amazonas, Pará, Brasil

Con cada año que pasa, cada ciudad, país, río y playa, crece mi gusto por moverme y cada vez me muevo más despacio y con más tiempo, con calma, sin forzar los descubrimientos que sólo se hacen viviendo lejos de casa. He seguido mis caprichos por este universo paralelo por casi un año, en el cual no me he quedado más de dos meses en un solo lugar; siempre me estoy moviendo de cama, de cuarto, de hostel, de ciudad, de estado, de latitud, de playa.

A ese ritmo, y en un país tan grande como Brasil, es inevitable pasar horas y hasta días incontables en movimiento: en barcos, lanchas, buses, trenes, carros, aviones… Con mis casi 30 kg de equipaje a los hombros, he caminado kilómetros por calles empinadas, empedradas, de tierra y de asfalto, subiendo y bajando escalas, peleando por espacio en las horas pico, sonriendo ante las miradas atónitas de aquellos que no se explican qué hago sola con esas mochilas, en esa ruta, sudando, bajo el sol o la lluvia, siempre con un paquete de castañas o sequilhos en la mano. Nadie se imagina que estoy esperando otro bus, otro tren, otro mapa que me lleve al próximo destino, cualquiera que sea.

life-in-motion-9-pe-2

Saliendo de Recife, Pernambuco, Brasil

El transporte—el movimiento—ha sido un factor contundente en mi viaje, aunque muchas veces sea descartado como algo necesario pero sin trascendencia, una forma inescapable de escapar de lo que sea que estoy huyendo—¿o encontrando?—en este viaje sin comienzo ni fin.

life-in-motion-4-rgn-2

Galinhos, Rio Grande do Norte, Brasil

Pero son esos mismos momentos en que el sentido de aventura realmente se apodera de mí. Cuando estoy en una carretera esperando que pase el bus, o en la terminal esperando que otro salga; cuando llego a una ciudad nueva y me la paso leyendo los nombres de las calles, repasando los mapitas dibujados en mi libreta de apunte… Son esos los momentos en que la adrenalina y la emoción se encargan de llevarme hasta mi destino a pesar del cansancio y el hambre, de las ganas de un baño que no se mueva y de dormir en posición horizontal. Son esos momentos los que realmente marcan este viaje que me está llevando a conocer este país-continente. Y seguiré devorando mapas e imaginando rutas hasta que llegue el próximo bus.

Mi Vida Nómada
English Version

Caribbean Days

Taganga

Colombia’s Caribbean is a culturally and geographically diverse region located in the country’s north Atlantic coast. Running for over 1,000 KM from the deserts of the Guajira department on the north-east, bordering Venezuela, to the thick Darien jungle of Choco in the south-west, bordering Panama, the Caribbean coast is a tropical paradise with many colours and faces.

El Caribe colombiano es una región cultural y geográficamente diversa ubicada en la costa Atlántica norte del país. Recorriendo más de 1,000 KM desde los desiertos de La Guajira, en el nor-oriente cerca la frontera con Venezuela, hasta la espesa selva del Darién en el Chocó, en el sur-occidente cerca la frontera con Panamá, la costa Caribe es un paraíso tropical que viste de muchos colores y tiene muchas caras.

Bahía Concha

Waves of migrants have settled on Colombia’s Caribbean coast throughout history: it started with the Spanish conquistadores and the African slaves brought to the Americas against their will; then came the Jews, fleeing Europe, and other migrants from countries like France, Syria, Lebanon, and more, who came to the shores of Colombia to start a new life. As many were escaping persecution, they changed their names when they arrived in Colombia, thus erasing the traces of their ethnic legacy.

Olas de imigrantes se han instalado en la costa Caribe de Colombia a través de la historia: primero llegaron los conquistadores españoles y los esclavos africanos a quienes trajeron en contra de su voluntad; después vinieron judíos escapando Europa, y otros migrantes de países como Francia, Siria, Líbano, y más, quienes llegaron al litoral colombiano a empezar una nueva vida. Como muchos estaban escapando la persecución, cambiaron sus nombres al llegar a Colombia, borrando los trazos de su legado étnico.

Casa Grande

Today, Colombia’s Caribbean has its own diverse culture and some of the country’s most beautiful landscapes. Between Guajira and Chocó there are countless bays and islands, mountains and swamps. These photographs document only a fraction of the region’s natural bounty.

Hoy en día, el Caribe colombiano tiene su propia cultura y algunos de los paisajes más hermosos del país. Entre La Guajira y el Chocó hay innumerables bahías e islas, montañas y ciénagas. Estas fotos documentan sólo una fracción de las maravillas naturales de la región.

Playa Blanca, Barú
Tolú & Islas de San Bernardo
Travel / Viajes – 2015-20162011-2014

Best of 2015 Travels

As 2015 comes to a close here in Belém, on Brazil’s north-east, I sat by the Amazon River to think about the past year and all the amazing places I was lucky enough to visit. I’ve been so blessed to do what I love and spend it with the people I love this year, so I wanted to recap some of my favourite travel moments of 2015.

Cheers to all your (travel) dreams coming true in 2016, whatever they may be!! Happy New Year!!

*

Ya contando las últimas horas del 2015 aquí en Belém, en el nordeste de Brasil, me senté en las orillas del río Amazonas a pensar en el último año y todos los lugares increíbles que tuve la suerte de visitar. Ha sido un año dichoso que pasé haciendo lo que amo y con las personas que más quiero, y quería compilar mis momentos preferidos viajando en el 2015.

*

 

I started the year in Colombia’s Pacific coast…

 

 

 

 

 

 

 

Empecé el año en el Pacífico colombiano…

 

 

 

 

 

Then I travelled to Colombia’s Central Andes…

 

 

 

 

 

 

Después viajé a la Cordillera Central de los Andes en Colombia…
 

 

 

 

 

I photographed the Tropical Market in Palomino…

 

 

 

 

 

 

Tomé fotografías en el Mercadito Tropical de Palomino…
 

 

 

 

 

Then I visited Tayrona National Park, north of Santa Marta, on Colombia’s Caribbean coast…

 

 

 

 

 

 

Después visité el Parque Nacional Tayrona, al norte de Santa Marta, en la costa Caribe de Colombia…

 

 

 

 

 

 

I then flew to the USA and spent a few weeks in Washington DC & Maryland….

 

 

 

 

 

 

 

Después volé a los EEUU y pasé varias semanas en Washington DC y Maryland…

 

 

 

 

 

It was a dream come true to visit New York City…

 

 

 

 

 

 

 

Visitar Nueva York fue un sueño hecho realidad….

 

 

 

 

 

 

 

I crossed the country to visit San Francisco…

 

 

 

 

 

 

 

Crucé el país para visitar San Francisco….

 

 

 

 

And then I returned to Colombia and went to the northern-most point of the South American continent…

 

 

 

 

 

Después volví a Colombia y al punto más norte del continente suramericano…

 

 

 

 

 

Then I actually got to go back to the Pacific and see the Humpback whales…

 

 

 

 

 

 

 

Después pude volver al Pacífico y ver las ballenas Yubarta….

 

 

 

 

 

And to end the year, I travelled along the Amazon River to Brazil…

 

 

 

 

 

 

 

Y para terminar el año, viajé por el río Amazonas hasta Brasil…

 

 

 

 

 

To see the complete photo galleries, click on the photos or visit my 2015 Travel page. For more on my journey through Brazil, read about My Nomadic Life.

Para ver las galerías completas, haz clíck en las fotos o visita my página de Viajes 2015. Para saber más de mi viaje por Brasil, lee sobre Mi Vida Nómada.

Nuquí: Ballenas / Whales

Desde la primera vez que visité Nuquí, en la costa Pacífica de Colombia, me enamoré de su arena negra y su selva color esmeralda reflejada en las aguas cristalinas de los ríos y el mar. Pero entre los meses de junio y noviembre este rincón mágico del país es aún más especial, siendo el lugar predilecto para las ballenas jorobadas Yubartas, quienes vienen a parir en las aguas cálidas de las bahías.

I fell in love the first time I saw the black sands and emerald coloured jungles, reflected in the crystal clear waters of the rivers and the ocean in Nuqui, on Colombia’s Pacific coast. But between the months of June and November, this magical corner of the country becomes even more special, as its warm bays are the chosen places for the Yubarta humpback whales to breed.

He tenido la suerte de visitar Nuquí ya tres veces durante la temporada de ballenas, y he visto a estos enormes mamíferos con sus ballenatos saltando y nadando en las bahías de Utría, rodeados de delfines y aves marinas. La temporada de 2015 fue una oportunidad increíble para ver este espectáculo natural.

I’ve been lucky to visit Nuqui three times now during the whale season, and I’ve seen these huge mammals with their calfs, jumping and swimming in the bays of Utria, surrounded by dolphins and water birds. The 2015 season was an incredible opportunity to observe this natural wonder.

Travel / Viajes – 20152011-2014

Vida Nómada: Encontrando el Camino desde Manaus

Manaus - parque

Había estado tratando de escribir algo sobre Manaus en las últimas semanas; algo de esta extraña y loca ciudad de concreto que no logro entender pero que me ha encantado desde la noche que llegué. Ubicada en el medio del Amazonas, Manaus tiene 2.5 millones de habitantesManaus - rua y se extiende por más de 11,000 km² sobre las orillas del Río Negro. He pasado mis días visitando sus edificios viejos y caminando por sus calles desniveladas y llenas de huecos, preguntándome qué puedo escribir sobre este lugar tan exótico y tan raro.

He estado aquí más de un mes pero me sentía estancada, insegura de qué decir sobre este oasis gris que sólo insinúa estar rodeado por la gran selva, arruyándonos con el calor opresivo para que olvidemos dónde estamos, sin ofrecernos un respiro del enorme sol, sin arrepentimientos por obstruir la naturaleza con sus edificios altos y asfalto quebrantado, afferándose a los restos de la bonanza del caucho que construyó la ciudad en medio de la selva a finales del siglo XIX.

No podía escribir, no estaba segura de nada, y estaba empezando a dudar de mi propósito en Brasil. Y después leí el blog de mi amiga Carolina sobre su primer mes de estar viajando sola en el sur de Asia, y de no poder escribir hasta darse cuenta que todo se convierte en otra cosa diferente a la que planeaste cuando estás viajando, y que eso es lo más lindo, es lo que buscamos. Al recordar ese principio me llegó una ola de inspiración, no sólo para escribir, pero para hacer un plan y plantearme metas que pueda alcanzar metódicamente. Me encanta la vida nómada, lo impredecible y caótica que puede ser, pero tanto con la escritura como con la vida, me gusta volver el caos en un estado de desorden tangible, planeado con espontaneidad. Manaus - orelhao

Entonces empecé a hacer un plan, y a cambiarlo, y a adivinar y cuestionar todo, y finalmente creé un tipo de horario y presupuesto que me deben llevar hasta mediados de mayo del 2016. Supongo que tener una idea de qué voy a hacer en los próximos cinco meses y medio es suficiente, y ya que tengo el calendario lleno de nombres de lugares exóticos, puedo continuar moviéndome entre sueños por el alucinante Amazonas y el nordeste de Brasil.

Durante los próximos cinco meses y medio viajaré casi 6,000 km desde Manaus y su increíble plaza de mercado, su arquitectura colonial, su historia y su cultura, sus playas de agua dulce, sus iglesias, y claro, todas las picolés y din-din de cupuaçu (paletas y bolis de frutas tropicales) que pueda querer! No sé qué va a pasar o a quién voy a conocer, pero sí sé que estaré en Belém para Año Nuevo, en São Luis y los Lençois Maranhenses en enero, en Fortaleza para el carnaval, en Recife en marzo, y subiré otra vez a Natal en abril. Sé que visitaré las playas de Pipa y Olinda en el camino, y a veces desearé no haber planeado el viaje con tanta anticipación.

Sé que planear los próximos seis meses puede obstaculizar mi libertad de aprovechar oportunidades espontáneas que se presenten, pero tener este propósito, este camino, me da un sentido de responsabilidad a mí misma, de cumplir con mis planes, de seguir por toda la costa Atlántica hasta el vecino Uruguay, y después Argentina, para finalmente volver a Colombia… antes de ir a Francia.

Bueno, lo admito, soy planeadora de viajes compulsiva! Pero la vida es corta y maravillosa, y es demasiado fácil perderse en lo cotidiano, en la comodidad de la estabilidad o la inestabilidad, y no quiero perderme de nada. Para ver qué sigue, acompáñame en este viaje planeado con incertidumbre pero lleno de descubrimientos y aprendizajes.

English Version
Vida Nómada

Nomadic Life: Finding the Road from Manaus

Manaus - parqueFor a few weeks now I’d been trying to write about Manaus, this strange, crazy, concrete jungle of a city which I can’t quite figure out but have loved from the night I arrived. Located in the middle of the Amazon Rainforest, Manaus is home to 2.5 million people aManaus - ruand spreads out over 11,000 km² along the banks of the Rio Negro. I’ve spent my days visiting its old buildings and walking its pot-holed streets, wondering what I can write about this exotic, weird place.

I’ve been here for over a month and yet I was stuck, unsure what to say about this grey oasis that only hints at the great jungle that surrounds it, lulling us with its oppressive heat into forgetting where we are, offering no respite from the giant, hot sun, unapologetic for obscuring nature with its tall buildings and cracked asphalt, still clinging on to the remnants of the rubber boom that built the city amidst the thick jungle in the late XIX century.

I couldn’t write, I wasn’t sure about anything anymore, and I was starting to feel unsure of my purpose. And then I read my friend Carolina’s blog post about her first month of travelling solo in South Asia and how she, too, had writer’s block until she realised that everything turns into something different than what you planned when you’re on the road, and that’s the beauty of it, that is what we seek. When I was reminded of that, I was inspired, not only to write, but to make an actual plan, to set goals for myself that I could methodically work toward. I love the nomadic life, how unexpected and chaotic it can be, but in both writing and life, I like turning chaos into a more tangible, spontaneously planned state of disorder.

Manaus - orelhaoSo I started planning, and changing those plans, and guessing, and second-guessing, and I finally came up with a schedule and budget of sorts that should see me through to mid May, 2016. I figured that having an idea of what I’m doing for the next five and a half months is enough planning, and now that my calendar’s filled up with the names of exotic locations, I can go back to dreamily drifting through Brazil’s hallucinating Amazonas and north-east coast.

During the next five and a half months I’ll travel nearly 6,000 kms away from Manaus and its incredible market place, its colonial architecture, its history and culture, its freshwater beaches, churches, and of course, all the cupuaçu picoles and din-din (tropical fruit popsicles and frozen juices in a bag) I could dream of! I don’t know what will happen or who I’ll meet, but I do know I’ll be in Belém for New Year’s, in São Luis and the Lençois Maranhenses in January, in Fortaleza for Carnaval, in Recife in March, and then back up to Natal in April. I know I’ll visit the beaches of Pipa and Olinda along the way, and sometimes wish I hadn’t planned so far ahead.

I know I can hinder myself and the possibility of taking spontaneous opportunities by schedulling the next six months, but having this purpose, this trail, gives me a sense of responsibility to myself, to fulfil this plan, to follow through and make my way down the Atlantic coast, all the way to neighbouring Uruguay, then Argentina, and then finally back to Colombia… before going to France.

OK, so I’m a compulsive travel planner! But life is short and full of wonder, and it’s too easy to get lost in the mundane, in the comfort of stability or instability, and I don’t want to miss a beat. To see what comes next, follow me on this uncertainly planned journey of discovery and learning.

Versión en Español
Nomadic Life

Guajira: Viaje al Fin del Continente / Journey to the Edge of the Continent

La Guajira es un lugar mágico que he visitado en múltiples ocasiones desde el 2011, cada vez yendo más al norte, adentrándome más en su desierto de arena roja, donde sólo crecen cáctus y el viento azota la península con una fuerza incansable.

Guajira is a magical place I have visited on multiple occasions now since 2011, each time going further north, going deeper into its red sanded desert, where only cacti grow, and the wind tirelessly whips the peninsula.

*

Viajé de Santa Marta, en el departamento vecino del Magdalena, a Uribia, capital indígena de Colombia. De ahí fui en colectivo hasta el Cabo de la Vela, el punto más turístico de la Alta Guajira, y donde estaba tomando lugar la competencia anual de kite surfing, promovida por la escuela Kite Addict.

I travelled from Santa Marta, in the neighbouring department of Magdalena, to Uribia, Colombia’s indigenous capital. From there, I took a colectivo–a shared jeep–to Cabo de la Vela, the most turistic place in the High Guajira, where the annual kite surfing competition, sponsored by the Kite Addict School, was taking place.

Uribia & Cabo de la Vela

Pero necesitaba ir más allá, a Punta Gallinas, el punto más norte del continente suramericano. Saliendo del Cabo de la Vela con el sol, viajamos al fin del continente, marcado por un faro y las impresionantes dunas que caen al mar Caribe.

But I needed to go further, to Punta Gallinas, the northernmost point of the South American continent. We left Cabo de la Vela at sunrise and travelled to the edge of the continent, which is recognised by a lighthouse and the incredible sand dunes that fall into the Caribbean Sea.

Punta Gallinas
Travel / Viajes – 20152011-2014