Aldeia Hippie de Arembepe

Walking into the small hippie village in Arembepe, located about 30 km north-east of Salvador de Bahia in northern Brazil, feels like going back in time. There are no roads, just sandy paths that get uncomfortably hot under the blazing sun; there’s no electricity, so only the stars and the moon light the way at night; and everyone who lives there identifies as a hippie.

The tiny village is lined by the cool and calm Capivara River on one side and the raging Atlantic Ocean on the other, turning it into a sort of island with diverse and spectacular views and plenty of swimming spots. The locals fish in the natural pools left between the corals at low tide, they sell handmade jewelry and crafts to the tourists who walk around the small communal market in the centre of town, and talk about poetry and music as the slow, warm breeze brings the smell of salt to the thatched-roof houses.

The town gained notoriety in the early 1970s when singer Janis Joplin travelled there after being kicked out of her Rio hotel, allegedly for swimming naked in the pool. Locals told me the small house pictured below, located  on the crest of a hill overlooking the ocean on one side and the rivers and mountains to the other, is where the legendary artist stayed. It’s said that Janis’ hit Summertime was inspired by her time in Arembepe.

Travel Galleries

Ilha de Boipeba, Bahia

Part of the Tinharé Archipelago in the south of the state of Bahia in northeastern Brasil, the island of Boipeba easily became one of my favourite places in the country. The endless, white sand beaches, the warm, turquoise water, the innumerable coconut trees, the stunning sunsets, and the friendly locals make this place worth the long journey from Salvador.

˚

Ubicada en el archipiélago de Tinharé en el sur del estado nordestino de Bahia en Brasil, la isla de Boipeba fácilmente se convirtió en uno de mis lugares preferidos en el país. Las playas blancas interminables, el agua tibia y turquesa, las innumerables palmas de coco, los atardecers alucinantes, y la amabilidad de los nativos hacen que valga la pena el largo viaje desde Salvador.

Travel Galleries

Salvador de Bahia, Brasil

Salvador de Bahia was founded as Brazil’s first capital in 1549 and is currently the country’s third largest city; its complex history as one of South America’s biggest slave ports and one of the most important bastions of Portuguese colonialism has made it a lively, colorful place with a rich culture and beautiful albeit decaying architecture. One of my favourite cities in Brazil (and probably in all of South America), Salvador holds a special place in my heart. Here are some photos of the historic centre and the nearby Santo Antônio neighbourhood.

*

Salvador de Bahía fue fundada como la primera capital de Brasil en 1549 y es actualmente la tercera ciudad más grande del país. Su compleja historia como uno de los mayores puertos de esclavos en el continente y uno de los más importantes bastiones de los colonizadores portugueses la han convertido en un lugar vivaz y colorido, con una cultura rica y una arquitectura hermosa aunque decaída. Una de mis ciudades favoritas en Brasil (y probablemente en todo Sur América), Salvador tiene un lugar especial en mi corazón. Aquí hay unas fotos del centro histórico y el barrio cercano de Santo Antônio.

Travel / Viajes – 2015-20172011-2014

 

 

Natural World: Florida

First, I saw Miami and its vibrant street art; then, I explored Florida’s beautiful beaches and natural parks. Here are some its landscapes and the wonderful creatures that call them home.

*

Primero, conocí Miami y su vibrante arte callejera; después, exploré las playas y los parques naturales de la Florida. Aquí están algunos de sus paisajes y las increíbles criaturas que lo habitan.

Natural World / Mundo Natural

 

FL, USA

Beaches & Boardwalks

There is much more to see in Florida than the bright and colourful Miami. Here are some of the beaches and parks near St Petersburg, Florida, including Pass-a-Grill, Sawgrass Lake, Fort de Soto Beach, Bonita Springs in the state’s southwest, and Islamorada in the Florida Keys.

*

Hay mucho más por conocer en la Florida que la colorida ciudad de Miami. Aquí pueden ver algunas de las playas y parques cerca a St Petersburg, Florida, incluyendo Pass-a-Grill, Sawgrass Lake, Fort de Soto Beach, e Islamorada en los Florida Keys.

Hotel Don CeSar

Inaugurated in 1928, the Don CeSar has a history as colourful as its façade. Serving as a playground for the rich and famous, a convalescent centre during World War II, and a setting for film and TV, this luxurious pink palace is an unmissable landmark on Florida’s beautiful Gulf Coast.

*

Inaugurado en 1928, el Don CeSar tiene una historia tan colorida como su fachada. Sirviendo como patio de juego para los ricos y famoso, clínica de reposo durante la Segunda Guerra Mundial, y locación para cine y televisión, este lujoso palacio rosa es un monumento imperdible en la costa floridiana del Golfo de México.

Travel / Viajes – 2015-20172011-2014

 

Best of 2016 Travels / Lo Mejor de Viajes en 2016

Best of Travel 2015 / Lo Mejor de Viajes en 2015

*

As I sit here, looking out of my second-story window in Santa Marta, Colombia, I think about how it’s already March and it’s a bit late to be recapping the last year of My Nomadic Life in Brazil. But if you’ve followed my blog longer than a month, you know this is normal behaviour and you’ll forgive me!

2016 was an incredible year that I’m still trying to process. So here’s a quick look back at all the amazing places I was lucky enough to see the past year, and some motivation for an even better 2017!

*

Estoy sentada mirando por mi ventana en un segundo piso en Santa Marta, Colombia, pensando que ya es marzo y es un poco tarde para estar recapitulando el último año de Mi Vida Nómada en Brasil. Pero si has seguido mi blog más de un mes, sabrás que este comportamiento es normal y me perdonarás!

El 2016 fue un año extraordinario que todavía estoy tratando de procesar. Así que aquí va una mirada rápida a todos los lugares tuve la suerte de visitar el último año, y un poco de motivación para un 2017 aún mejor!

 

I started the year off in Belém, in Brazil’s northern coast, where the Amazon and the Atlantic meet…

 

 

 

 

Empecé el año en Belém, en la costa norte del Brasil, donde el Amazonas y el Atlántico se encuentran…

 

 

 

Then I visited São Luís, the historic capital of Maranhão…

 

 

 

 

Después visité São Luís, la capital histórica del Maranhão…

 

 

 

 

And the Lençóis Maranhenses, which were spectacular even though they were dry.

 

 

 

 

Y a los Lençóis Maranhenses, que fueron espectaculares a pesar de estar secos.

 

 

 

 

I enjoyed the coloured sands and deep ocean of Ceará…

 

 

 

 

Disfruté de las arenas coloridas y el agua azul del Ceará…

 

 

 

 

I travelled further south to Recife, the colourful capital city of Pernambuco…

 

 

 

 

Viajé más hacia el sur a Recife, la colorida capital del Pernambuco…

 

 

 

 

…before going back north to Rio Grande do Norte, one of my favourite states in Brazil, where I stayed a few months.

 

 

 

 

…antes de subir a Rio Grande do Norte, uno de mis estados favoritos en Brasil, donde me quedé varios meses.

 

 

 

Ipanema, Rio de Janeiro, Brasil

 

 

I flew down to Rio de Janeiro in June, a city I hadn’t been to since New Year’s 1997-98!

 

 

Parque Lage, Rio de Janeiro, Brasil

 

Volé a Rio de Janeiro en junio, una ciudad que no visitaba desde año nuevo 1997-98!

 

 

 

 

Wynwood Walls, Miami, Florida, USA

 

I left Brazil in July and travelled to Florida in the USA.

 

 

 

Pass-a-Grille, St Petersburg, Florida, USA

 

 

Salí de Brasil en julio y viajé a la Florida en los EEUU.

 

 

Ilha de Boipeba, Bahia, Brasil

 

Back in Brazil, I flew back north to finally see the lovely Bahia, a place that stole my heart.

 

 

 

Salvador, Bahia, Brasil

 

De regreso en Brasil, volé al norte otra vez para finalmente ver la hermosa Bahía, un lugar que se robó mi corazón.

 

 

São Paulo, SP, Brasil

 

After a few months of beaches and sunshine, I faced the enormous and wonderful city of São Paulo.

 

 

 

São Paulo, SP, Brasil

 

Después de varios meses de playas y sol, me enfrenté a la enorme y espectacular ciudad de São Paulo.

 

 

Medellín, Colombia

 

I went home for the holidays and spent some time in Medellín and Santa Marta…

 

 

Bahía Concha, Santa Marta, Colombia

 

Volví a casa para las vacaciones y pasé tiempo en Medellín y Santa Marta…

 

 

 

Araminda, Canelones, Uruguay

 

…before going to Uruguay for the end of year!

 

 

 

Montevideo, Uruguay

 

…antes de irme para Uruguay a terminar el año!

 

 

 

 

2016 was a fantastic year and 2017 is already promising exciting new places for me to visit! To see the complete photo galleries, click on the captions or visit my 2015-17 Travel page.
Follow me on Facebook, Instagram, and Twitter @LauraRepoOrtega

El 2016 fue un año fantástico y el 2017 ya promete luagres nuevos muy emocionantes para conocer! Para ver las galerías completas, haz clíck en los pie de foto o visita my página de Viajes 2015-17.
Sígueme en Facebook, Instagram y Twitter @LauraRepoOrtega

*

For more on my journey through Brazil, read about My Nomadic Life.
Para saber más de mi viaje por Brasil, lee sobre Mi Vida Nómada.

Guatapé, Antioquia

The last time I visited Guatapé was in July 2015, but these photographs somehow got lost only to be found nearly a year and a half later. I’ve been visiting this beautiful place since I was a child and still can’t get enough of the view!

*

La última vez que fui a Guatapé fue en julio de 2015 y estas fotos se perdieron de alguna manera, para ser encontradas casi un año y medio después. He estado visitando este lugar desde chiquita y todavía no me canso de la vista!

Guatapé is a small town in Antioquia just 80 km east of Medellín; it’s known for the 220 metre tall monolith that stands next to one of Colombia’s largest dams. But there’s more to the region than climbing the rock and the stunning views from the top of it that many visitors might not know about. In the 1970s, Guatapé and the neighbouring town of Peñol were partially flooded to build the dam, forcing many of its inhabitants to relocate; there was also a long dispute over the ownership of the monolith, which left it branded with a huge ‘GI’ painted in white on its side–the beginnings of ‘GUATAPE’.

*

Guatapé es un pequeño municipio en el departamento de Antioquia ubicado a unos 80 km al oriente de Medellín. Es conocido principalmente por el imponente monolito de 220 metros y una de las represas más grandes de Colombia. Pero hay detalles de la historia de la región que muchos visitantes puedan no conocer. En los 1970s, Guatapé y su pueblo vecino de El Peñol fueron parcialmente inundados para construir el embalse, obligando a muchos de sus habitantes a dejar sus hogares; también hubo una larga disputa sobre la propiedad de la piedra, dejándola marcada con un enorme ‘GI’ en blanco en su costado, los comienzos de ‘GUATAPE’.

The towns were rebuilt and are seeing more tourism than ever before, especially Guatapé because, by a previous mayor’s own decree, every house must have traditional colourful tiles, making the town a picturesque location to enjoy water sports and other cultural activities.

*

Los pueblos fueron reconstruidos y están viendo más turismo que antes, especialmente Guatapé ya que, por decreto de un ex-alcalde, todas las casas deben tener zócalos coloridos, convirtiendo el pueblo en una locación encantadora para disfrutar los deportes de agua y otras actividades culturales.

Travel / Viajes – 20152011-2014

Pipa, Rio Grande do Norte

I spent five glorious weeks in Pipa, a small surf town south of Natal, in the northeastern Brazilian state of Rio Grande do Norte. Its tropical bays are surrounded by high, rocky cliffs topped with thick vegetation, which offer amazing views. The rocks along the beaches are exposed at low tide, forming natural pools , and submerged by the warm swells at high tide.

*

Pasé cinco semanas increíbles en Pipa, un pueblito de surfistas al sur de Natal en el estado nordestino de Rio Grande do Norte en Brasil. Sus bahías tropicales están rodeadas por acantilados rocosos cubiertos en vegetación que ofrecen vistas maravillosas. Cuando baja la marea, se exponen las rocas en las playas, creando piscinas naturales, y se sumergen bajo las olas cálidas con la marea alta.

Pipa, Praia Central & Praia do Amor
Baia dos Golfinhos & Praia do Madeiro

Dolphins can be seen almost daily in these two deep, warm bays just north of the town; accustomed to people, the dolphins aren’t scared of coming right up to you in the water. Sadly, my waterproof camera died while I was there and I didn’t get a chance to get photos of them up close in the water.

*

Casi todos los días se pueden ver delfines en estas dos bahías de aguas cálidas y profundas que quedan al norte del pueblo. Como están acostumbrados a las personas, los delfines no tienen miedo de acercarce a uno en el agua. Tristemente, se dañó mi cámara de agua mientras estaba allá y no conseguí sacarles fotos de cerca.

Travel / Viajes – 2015-20162011-2014

Mi Vida Nómada: Encontrando mi Libertad en la Naturaleza

Antes de llegar a Fortaleza me estaba sintiendo un poco atrapada en Barreirinhas; no me sentía en casa y me la pasaba soñando con la playa y los Lençóis Maranhenses, un parque nacional en el estado brasileño de Maranhão. El parque cuenta con 155,000 hectáreas de desierto de arenas blancas, y durante la temporada de lluvias se llenan los espacios entre las dunas, que pueden llegar a medir hasta 40 metros de altura, creando lagunas alucinantes. Tristemente, estuve allá en la temporada seca y sólo una de las lagunas tenía un poco de agua. Pero estaba determinada a ver este lugar, así fuera sin el agua, entonces decidí ir caminando desde Barreirinhas con Maduro, uno de los guías locales.

Quería conectarme con la naturaleza como lo hice en el Amazonas; quería sentir la libertad que sólo consigo haciendo ejercicio físico en un lugar natural. Estaba tan emocionada por llegar allá, que no preocupé por la ida, y ni consideré lo que realmente sería caminar hasta allá. Me desperté a las 4:15 am cuando todavía estaba oscuro y un poco frío, tomé una ducha fría para despertarme del todo, me tragué una taza de café y un pan, y a las 5:00 am Maduro y yo estábamos saliendo del pueblo.

lencois maranhenses 15

Como a las 5:20 am cruzamos el hermoso río Preguiças en un pequeño ferry, y empecé a sufrir el momento que nos bajamos al otro lado en la población de Cantinho. Las calles no están pavimentadas en Cantinho; de hecho, parecen más ríos de arena que caminos. Y como llovió en la noche la arena tenía una capa mojada encima pero seguía suelta debajo, lo que creó una capa de arena mojada que se me pegó permanentemente en los pies descalzos; además se volvía más pesada con cada paso, hundiéndome hasta los tobillos.

lencois maranhenses 20

Maduro estaba andando tranquilo entre la arena, acostumbrado a hacerlo toda su vida. A veces lo perdía de vista detrás de una curva o un arbusto, y pensaba en salir corriendo de regreso al pueblo, en rendirme, en escaparme de este esfuerzo; cuando salí en este paseo, no pensé que el camino fuera a ser tan exigente. Pero me enfoqué en las dunas de arena, en la magnitud de este lugar que iba a conocer, y mi terquedad perseveró sobre el cansancio.

Caminamos unas cuatro horas sobre la arena mojada, entre un paisaje casi desértico, rodeado de arbustos y cactus, algunos árboles de marañón, y otras plantas que producen todo tipo de frutas extrañas y deliciosas, como la jatoba y el guajiru, que me tragué mientras me insistía a mí misma que disfrutara del camino y no me preocupara cuánto tiempo nos íbamos a demorar… Pero, ¿cuánto tiempo nos vamos a demorar, Maduro? Y él sólo me respondía,—Qué, ¿está cansada?—sonreía y seguía caminando sin mucho esfuerzo.

lencois maranhenses 17

Estaba sudando tanto, que me estaba chupando mi propio sudor de la cara para rehidratarme. Bueno, atrapar el sudor con la lengua mientras lo sentía bajar hacia mi boca seguro no era más que un reflejo, pero al probar el líquido salado que caía despiadadamente por mi cara, me convencí a mí misma que probablemente era un método sostenible de rehidratación.

A un poco más de medio camino vi un puente de madera. No lo podía creer, ¡tierra firme! Traté de correr hacia el puente, hundiéndome en la arena, ciega por el sudor, emocionada por la mera posibilidad de caminar en tierra firme aunque fuera sólo un poquito. Y terminó siendo bien poquito—un poco más de 4 metros para ser exacta. Pero fue increíblemente satisfactorio, y paramos a descansar unos minutos y tomar agua (en vez de sudor) antes de seguir.

lencois maranhenses 23

Me seguía diciendo a mí misma,—Vas a sobrevivir, ni pienses en el regreso,—mientras trataba de seguirle el paso a Maduro. Y de pronto las vi: dunas tan grandes y blancas que parecían montañas cubiertas con nieve. No lo podía creer ¡habíamos llegado a los Lençóis Maranhenses! En ese momento dejé de sentir cansancio en el cuerpo, mis piernas se llenaron de energía, y mi mente estuvo libre de preocupaciones o ansiedades; lo único que quedó fue mi sonrisota que reía sin aliento.

lencois maranhenses 33 B&W

Subimos por una duna enorme que nos llevó a uno de los paisajes más increíbles que he visto en mi vida: filas interminables de dunas amarillas, blancas y naranja esculpidas entre grietas profundas donde se acumula el agua cuando llueve, y decoradas con arbustos y árboles verdes azotados por el viento. La inmensidad de este lugar me dejó sin palabras y me hizo sentir diminuta; no éramos más que punticos moviéndonos en este terreno implacable. Caminamos hacia la única laguna que tenía un poco de agua, para satisfacer la promesa de refrescarnos y descansar.

Llegamos a la pequeña Lagõa do Peixe, la laguna del pez, que tendría unos 30 cm de agua negra como mucho, pero nos metimos felizmente mientras caía una llovizna. Rodé por una duna directo al agua, y nadé entre los pecesitos. Fuera del agua, ranitas miniaturas del mismo color de la arena saltaban lejos de nosotros. Definitivamente no era lo que había visto en fotos (por favor, busca este lugar en Google), ni lo que había imaginado al ver los espacios profundos entre las dunas, donde aún se veían rastros de agua, pero fue un lugar que se robó mi corazón; los canales que se convertirán en ríos después de una lluvia fuerte me provocaban con la promesa de lagunas turquesas entre la arena blanca. Fue absolutamente espectacular.

lencois maranhenses 40

Mientras Maduro tomaba una siesta bajo un árbol, exploré las dunas con mi cámara. Después de unas horas de dar vueltas, teniendo mucho cuidado de no perder de vista la laguna, y de comer sardinas y galletas, vimos llegar un grupo de turistas en un 4×4. Tal como había planeado (pero rehusaba prometer), Maduro habló con el conductor quien acordó llevarnos de regreso al pueblo. A pesar de haber pasado una mañana lindísima en uno de los lugares más hermosos del mundo, oír la noticia que no tendría que caminar de regreso fue uno de los mejores momentos del día.

Mientras caminábamos bajo las pesadas nubes grises hacia los carros, Maduro me mira y me dice,—Va a llover…duro—. Unos 30 segundos después, se desató una tormento sobre nosotros. El viento era tan fuerte que no estaba segura si era el agua o la arena que me estaban latigueando, ¡pero dolía mucho! Estaba emparamada y tan feliz. El camino de regreso fue muy movido y las ramas de los árboles me raspaban las piernas y los brazos mientras acelerábamos entre los caminos de arena, pero aún así fue mejor que tener que caminar otra vez.

lencois maranhenses 67

Galería de Fotos
English Version
Mi Vida Nómada

Lençóis Maranhenses, Maranhão

I took a four hour walk on soft, wet sand to get to the Lençóis Maranhenses National Park from Barreirinhas, in the state of Maranhão in north-eastern Brazil. After crossing the Preguiças River (the Lazy River), I walked through the pain and the sweat, trying the sweet, strange fruit along the way.

*

Caminé por cuatro horas en la arena suave y mojada al Parque Nacional Lençóis Maranhenses desde Barreirinhas, en el estado de Marañón en el nordeste brasileño. Después de cruzar el río Preguiças (río de la Pereza), caminé a pesar del dolor y el sudor, probando frutas extrañas y dulces en el camino.

We finally made it to the Lagoa do Peixe (Fish Lagoon). The Lençóis Maranhenses National Park is made up of 155,000 hectares of white sand desert, and during the rainy season, hallucinating lagoons fill up the spaces between the enormous dunes (some are as high as 40 metres). Though I was there during the dry season, the landscape was unreal and totally worth the long, hard walk.

*

Finalmente llegamos a la Lagoa do Peixe (Laguna del Pez). El Parque Nacional Lençóis Maranhenses cuenta con 155,000 hectáreas de desierto de arenas blancas, y durante la temporada de lluvias se llenan los espacios entre las dunas, que pueden llegar a medir hasta 40 metros de altura, creando lagunas alucinantes. Aunque estuve allá durante la temporada seca, el paisaje me pareció completamente surreal y definitivamente valió la pena la caminada.

To read the full story, click here.

*

Para leer la historia completa, haz clíck aquí.

MY Nomadic Life / Mi Vida Nómada
Travel / Viajes – 2015-20162011-2014